El Setè Cel

EL PIANO / BENDITA MÚSICA

EL PIANO / BENDITA MÚSICA

 

Cuando la ciudad de Tarija estaba habitada por catorce mil novecientos cincuenta mandados y cincuenta mandones, la única mandona que no tenía piano era doña Beatriz Arce de Valdiviezo.

Un tío preocupado le envió, desde París, un Steinway de gran cola, para que ella recuperara su color y su respiración y se dejara de vivir roja de envidia y ahogada en suspiros.

Metido en un inmenso cajón, el piano viajó en barco, en tren y despues en hombros. Fue cargado a pulso, Bolivia adentro: cuarenta peones se abrieron paso a través de las serranías, inventando puentes, escaleras y caminos, con aquella mole encima. Cinco meses llevó el atroz subibaja por barrancos y quebradas, hasta que por fin el regalo llegó, sin un rasguño, a la casa de Doña Beatriz.

No era un piano cualquiera. Aquel Steinway, bautizado por las manos de Franz Liszt, lucia los premios que le habían otorgado varios reinos de Europa.

http://juanserrateo.blogspot.es/img/tarija.jpg

Pasaron los años y las gentes. Con el tiempo, Tarija creció y cambió.

Y un día, Doña Maria Nidi Balviviezo, que había recibido el piano en herencia, salió del consultorio médico con diagnóstico de cáncer.

De la fortuna familiar ya solo quedaban el piano y la nostalgia, y Doña María puso el piano en venta, para pagarse el viaje y el tratamiento en Houston.

Recibió la primera oferta desde Japón. Ella se negó. La segunda propuesta vino desde los Estados Unidos, y ella no la aceptó. El tercer comprador llamo desde Alemania, y ella no le hizo caso. Y lo mismo ocurrió con los interesados que acudieron desde Buenos Aires, La Paz y Santa Cruz.

La vendedora decía no a los precios bajos y a los precios altos y a los del medio también.

Desde su lecho de enferma, Doña maría reunió a todos los musiqueros, los teatreros los imagineros y demás eros de Tarija, y les propuso:

- Dénme lo que tengan, y se quedan con el Steinway.

Doña María murió sin viaje y sin tratamiento.

El piano no quería irse de Tarija. Allí había encontrado querencia, y allí contnúa prestando sus  invalorables servicios en las veladas culturales, en las efemérides patrias y en todos los actos cívicos de la localidad.

 

Eduardo Galeano

Bocas del Tiempo / Pag. 164

 

 

BENDITA MÚSICA

Letra y Música Juan Manuel Serrat

CD Nadie es perfecto /1994

Arreglos y Dirección Musicar Joseph Mas « Kitfus »

 

Apoyó el arco suavemente entre las cuerdas y atacó con toda naturalidad

Mi, Fa, Mi, Re, Do, Re, Mi, Fa...

 

Y uno por uno desgranó cada pasaje con preciso y afilado bisturí

Fa, Sol, Fa, Mi, Re, Do, Re, Mi...

 

Y contagió a los cuatro vientos

las risas y los lamentos

de la sangre puesta en pie

Sol, La, Sol, Fa, Mi, Re, Do, Re...

 

Cual grillo en celo que reclama su pareja señalando: ¡Estoy aquí!

Fa, Re, Si, La,

Fa, Do, Si, La, Sol, Sol, La, Si...

 

Déjalo todo y sígueme.

Trinaba mágica.

La voz del músico.

Pariendo música.

Música...

Bendita música.

La, Do, Si, Si,

La, Sol,

La.

 

A consecuencia de una osada pirueta que el intérprete salvó con frialdad

Mi, Fa, Mi, Re, Do, Re, Mi, Fa...

 

Mi corazón echó a volar como un cometa presintiendo que rondabas por allí

Fa, Sol, Fa, Mi, Re, Do, Re, Mi...

 

Y con la angustia y el talento

del último movimiento

anduvo buscándote

Sol, La, Sol, Fa, Mi, Re, Do, Re...

 

Y en los impares del segundo anfiteatro te encontró y volvió a por mí

Fa, Re, Si, La,

Fa, Do, Si, La, Sol, Sol, La, Si...

 

Déjalo todo y sígueme.

Trinaba mágica.

La voz del músico.

Pariendo música.

Música...

Bendita música.

La, Do, Si, Si,

La, Sol,

La.

 

Comentarios

tarija me parece un hermoso lugar

Añadir un Comentario: